TERAPIA VISUAL‎ > ‎

La Terapia Visual Comportamental


 Como  nuestros músculos se benefician del ejercicio físico, ciertos problemas de visión pueden mejorarse gracias a ejercicios supervisados por el óptico optometrista.

 Nuestro sistema visual es complejo. Aunque a menudo pensamos que los ojos son los únicos responsables de la visión, lo cierto es que vemos con nuestro cerebro y nuestra mente tanto como con los ojos. De hecho, el aspecto neurológico tiene tanto peso que se podría considerar a los ojos como una extensión física del cerebro.



 Del mismo modo la visión no es simplemente la capacidad de ver, sino más bien el resultado de la habilidad de una persona para entender e interpretar la información visual que llega al cerebro procedente de los ojos.

En este sentido, aunque la mayoría de los problemas visuales se puede tratar de manera efectiva con gafas o lentes de contacto, algunos problemas que afectan a nuestro sistema visual requieren otras opciones de tratamiento, entre las que se encuentra la terapia visual  comportamental.


 La terapia visual es un programa personalizado de ejercicios que, bajo la supervisión de un óptico optometrista, persigue compensar ciertos problemas o mejorar las habilidades visuales
A diferencia de las gafas y las lentes de contacto, que compensan los defectos refractivos, la terapia visual enseña al sistema visual a compensarse a sí mismo. Como si de un entrenamiento físico se tratase, el objetivo es optimizar todo el sistema, incluidos los ojos y las áreas del cerebro que controlan la visión y otras funciones relacionadas.

La terapia visual puede resultar efectiva para muchos problemas comunes, como:

  • el ojo vago
  • el estrabismo
  • la visión doble
  • algunas dificultades en la lectura y escritura
  • en la concentración
  • en la fatiga visual
  • en los deportes 
  • en el aprendizaje


 Suele ser necesaria en niños y adolescentes, que se les ha dicho en otras revisiones que sus ojos están sanos, que tienen buena visión y que no necesitan llevar gafas, pero continúan teniendo bajo rendimiento en clase, en el trabajo y dificultades en el procesamiento visual.
 Las personas que realizan terapia visual funcional y comportamental, notan que leen más rápido y comprenden mejor lo que leen, trabajan con más eficiencia y  también mejoran en las actividades deportivas.

 Palomera Ópticos, cuenta con un departamento de terapia visual, donde el equipo de optometristas especializados trata defectos de la visión funcionales no patológicos, que responden a problemas de funcionalidad o eficacia visual, relacionados con la capacidad oculomotora (movimientos de los ojos), la capacidad acomodativa (enfoque) y la binocularidad (coordinación simultánea de ambos ojos).

 También estas anomalías puede deberse a alteraciones de percepción o procesamiento visual, fruto de una interpretación errónea de los estímulos recibidos a través de los ojos: reducida memoria visual, discriminación de detalles, distinción figura-fondo etc.



Venga a informarse a

PALOMERA ÓPTICOS
Centro de especialidades visuales.
Comments